Canarias en la antiguedad

Canarias en la antiguedad

Mitología de las islas canarias

Las Islas Canarias (/kəˈnɛəri/; español: Islas Canarias, pronunciado [ˈislas kaˈnaɾjas]), también conocidas informalmente como Canarias, son un archipiélago español situado en el océano Atlántico, en una región conocida como Macaronesia. En su punto más cercano al continente africano, están a 100 kilómetros (62 millas) al oeste de Marruecos. Es la más meridional de las comunidades autónomas de España y se encuentra en la placa tectónica africana. El archipiélago es económica y políticamente europeo, y forma parte de la Unión Europea[4][5].
En 2019, Canarias tenía una población de 2.153.389[2] con una densidad de 287,39 habitantes por km2, lo que la convierte en la octava comunidad autónoma más poblada. La población se concentra mayoritariamente en las dos islas capitalinas: alrededor del 43% en la isla de Tenerife y el 40% en la isla de Gran Canaria.
En 1927, la provincia de Canarias se dividió en dos provincias. En 1982 se creó la Comunidad Autónoma de Canarias. Las ciudades de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria son, conjuntamente, la capital de las islas[13][14] Estas ciudades son también, respectivamente, las capitales de las provincias de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas. Las Palmas de Gran Canaria es la mayor ciudad de Canarias desde 1768, salvo un breve periodo en la década de 1910[15]. Entre la división territorial de España de 1833 y 1927, Santa Cruz de Tenerife fue la única capital de Canarias. En 1927 se ordenó por decreto que la capitalidad de Canarias se repartiera entre dos ciudades, disposición que se mantiene en la actualidad[16][17] La tercera ciudad más grande de Canarias es San Cristóbal de La Laguna (Patrimonio de la Humanidad), en Tenerife[18][19][20] Esta ciudad es también la sede del Consejo Consultivo de Canarias, que es el órgano consultivo supremo de Canarias[21].

Canarias en la antiguedad online

Las Islas Canarias (/kəˈnɛəri/; español: Islas Canarias, pronunciado [ˈislas kaˈnaɾjas]), también conocidas informalmente como Canarias, son un archipiélago español situado en el océano Atlántico, en una región conocida como Macaronesia. En su punto más cercano al continente africano, están a 100 kilómetros (62 millas) al oeste de Marruecos. Es la más meridional de las comunidades autónomas de España y se encuentra en la placa tectónica africana. El archipiélago es económica y políticamente europeo, y forma parte de la Unión Europea[4][5].
En 2019, Canarias tenía una población de 2.153.389[2] con una densidad de 287,39 habitantes por km2, lo que la convierte en la octava comunidad autónoma más poblada. La población se concentra mayoritariamente en las dos islas capitalinas: alrededor del 43% en la isla de Tenerife y el 40% en la isla de Gran Canaria.
En 1927, la provincia de Canarias se dividió en dos provincias. En 1982 se creó la Comunidad Autónoma de Canarias. Las ciudades de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria son, conjuntamente, la capital de las islas[13][14] Estas ciudades son también, respectivamente, las capitales de las provincias de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas. Las Palmas de Gran Canaria es la mayor ciudad de Canarias desde 1768, salvo un breve periodo en la década de 1910[15]. Entre la división territorial de España de 1833 y 1927, Santa Cruz de Tenerife fue la única capital de Canarias. En 1927 se ordenó por decreto que la capitalidad de Canarias se repartiera entre dos ciudades, disposición que se mantiene en la actualidad[16][17] La tercera ciudad más grande de Canarias es San Cristóbal de La Laguna (Patrimonio de la Humanidad), en Tenerife[18][19][20] Esta ciudad es también la sede del Consejo Consultivo de Canarias, que es el órgano consultivo supremo de Canarias[21].

Ver más

Los relatos griegos hablan de una isla más allá de las Columnas de Hércules donde se encuentran los Campos Elíseos. El historiador griego Plutarco (aprox. 46-120 d.C.) describió las islas con mayor precisión, y el poeta romano Lucano (39-65 d.C.) y el astrónomo y geógrafo egipcio Ptolomeo (aprox. 90-168 d.C.) dieron su ubicación exacta. En 1964 se descubrió un ánfora romana en aguas de Lanzarote, y desde entonces se han encontrado otras bajo el agua. Todas, sin embargo, carecían de un contexto adecuado y no podían datarse con precisión; también se cuestionó que fueran verdaderamente romanas porque muchas eran similares a las ánforas utilizadas por los españoles en el siglo XVI para el comercio con América. Los hallazgos de El Bebedero demuestran que los romanos comerciaban con Canarias, aunque no hay pruebas de que se hayan asentado allí.
sugiere que el comercio con Roma se limitó en gran medida a este período, que coincide aproximadamente con la participación de Roma en el noroeste de África. La cercana Mauretania, actualmente el norte de Marruecos y Argelia, fue un reino cliente de Roma a partir del año 49 a.C., y en

Historia de las islas canarias

Las Islas Canarias se conocen desde la antigüedad. Hasta la colonización española entre 1402 y 1496, las Canarias estaban pobladas por una población indígena, cuyo origen sigue siendo objeto de discusión entre historiadores y lingüistas.
Las islas fueron visitadas por los fenicios, los griegos y los cartagineses. Según el autor y filósofo romano del siglo I a.C., Plinio el Viejo, el archipiélago se encontró deshabitado cuando lo visitaron los cartagineses bajo el mando de Hanno el Navegante en el siglo V a.C., pero se vieron ruinas de grandes edificios[1] Este relato puede sugerir que las islas estuvieron habitadas por otros pueblos antes de los guanches.
En la época de la intervención europea medieval, las Islas Canarias estaban habitadas por diversas comunidades indígenas. La población precolonial de Canarias se denomina genéricamente guanches, aunque, en sentido estricto, los guanches eran originalmente los habitantes de Tenerife. Según las crónicas, los habitantes de Fuerteventura y Lanzarote se denominaban Maxos, Gran Canaria estaba habitada por los Canarii, El Hierro por los Bimbaches, La Palma por los Auaritas y La Gomera por los Gomeros. Las pruebas parecen indicar que la interacción interinsular era relativamente escasa y que cada isla estaba poblada por sus propios grupos socioculturales, que vivían relativamente aislados y separados unos de otros.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos