Canciones dedicadas a canarias

Canciones dedicadas a canarias

Origen de las islas canarias

En las cuatro primeras ediciones, Malta no participó. La primera cantante maltesa que participó fue Lara Azzopardi en 2005. Hasta la edición de 2012, solo pudieron participar canciones originales. En 2013 no se celebró, pero volvió en 2014 con un cambio en las reglas para permitir que los cantantes pudieran cantar versiones en el concurso. Otro cambio en esa misma edición fue la introducción de un concurso para juniors dividido en dos categorías.
Otro cambio en 2014 fue la introducción de un concurso para juniors dividido en dos categorías, la Categoría 1 para cantantes de entre 10 y 13 años y la Categoría 2 para cantantes de entre 14 y 17 años. Malta estuvo representada por Ilenia Camilleri en la Categoría 1 y Aidan Cassar en la Categoría 2 durante la primera edición. A partir de 2016, los participantes del Universong Junior han sido incluidos en el Festival Universong para adultos y, por lo tanto, el festival se convirtió en una sola competición.

Los guanches eran negros

Cuando la hija adulta de Carolyn le dice que necesita “conseguir una vida”, Carolyn decide que es hora de salir de su rutina familiar como mujer soltera en San Francisco y escapar a la casa de su madre en las Islas Canarias. Como la madre de Carolyn celebra su setenta cumpleaños, el momento de la visita de Carolyn es una sorpresa perfecta. La sorpresa, sin embargo, corre a cargo de Caro
Cuando la hija mayor de Carolyn le dice que necesita “conseguir una vida”, Carolyn decide que es hora de salir de su rutina familiar como mujer soltera en San Francisco y escapar a la casa de su madre en las Islas Canarias. Como la madre de Carolyn celebra su setenta cumpleaños, el momento de la visita de Carolyn es una sorpresa perfecta. Sin embargo, la sorpresa se la lleva Carolyn cuando ve a Bryan Spencer, su amor de verano del instituto. Han pasado siete años desde que Carolyn perdió a su marido, pero desde aquel trágico día, su vida se ha hecho más pequeña y cerrada. Ha llegado el momento de que Carolyn recupere su corazón. Se necesita el suave afecto de su madre y sus tías, así como la belleza y el canto de las islas para atraer a Carolyn a la plenitud de la vida. Una clase de baile flamenco, un paseo en camello y la mirada firme de los intensos ojos azul-gris de Bryan la impulsan. ¿Puede Carolyn creer que Bryan se ha convertido en algo más que el salvaje chico de playa que le robó los besos hace tantos años en una cálida noche canaria? Carolyn recuerda que Cristóbal Colón zarpó de las Islas Canarias en 1492 en su viaje para descubrir el Nuevo Mundo. ¿Está preparada para zarpar desde esas mismas islas para descubrir su nueva vida?

Mitología canaria

¿Está de viaje por las Islas Canarias y quiere visitar la famosa Tenerife? ¿Ya está en una de las playas de la isla y quiere profundizar en las posibilidades que le ofrece? Entonces, ha llegado al lugar adecuado, ya que podrá aprender un montón de datos interesantes en esta completa guía de Tenerife.
Cuando la ambiciosa conquista española llegó a las Islas Canarias y las tomó como parte del imperio español en constante expansión, ya había comunidades indígenas que habitaban las islas. Aunque estos “guanches” eran, para los estándares europeos, bastante primitivos, tenían una cultura desarrollada que incluía la religión, la lengua y la música. Aunque quedan muy pocos restos de las formas de música y danza indígenas, hay pruebas de que existían.
Tras una expedición portuguesa en 1341, los marineros mencionaron las “endechas” -canciones tristes de lamento- y varios bailes autóctonos canarios. Sin embargo, los primeros relatos documentados de estas endechas se escribieron después de la muerte de Guillén Peraza en 1443.

Romanos canarios

Pequeña serenata de Ramón GONZELEZ ENRÍQUEZ (1925), Lejanía y Scherzo de Blanca BÁEZ (1920), En la noche de San Juan de Francisco GONZÁLEZ AFONSO (1941), 3 Bagatelas y Fantasía de Juan VICENTE MARRERO (1954), Habanera mínima y Elegía de Miguel Angel LINARES (1961), Seis variaciones sobre una canción popular de Arístides PÉREZ FARIA (1934), Suite de Armando ALFONSO (1931) y Sonata de Rafael ESTÉVEZ (1961)
La selección de obras para piano de compositores vinculados a Tenerife en la segunda mitad del siglo XX nos pone en contacto con un intimismo poético que se escucha con gran placer. Compuestas estas obras en soledad y al margen de cualquier intención rupturista, sus autores denotan diferentes grados de ambición expresiva y, en todo caso, interesantes capacidades técnicas, siempre al servicio de la comunicación y la belleza.
Anaga de Enrique GUIMERÁ CORBELLA (1954), Siz y Serení de Blanca BAEZ de SILVA (1920), Canciones de amor y nostalgia de Miguel Angel LINARES PINEDA (1961), Erótica de Guillermo GARCIA-ALCALDE (1940), Niño, El cometa, Tentación y Hoy brilla el sol de Armando ALFONSO LOPEZ (1931) y Seis canciones de agua y viento de Lothar SIEMENS HERNANDEZ (1941)

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos