Temporada de caza en canarias

Temporada de caza en canarias

Perro de caza podenco canario en gran canaria

La actual Ley 7/1998, de Caza de Canarias, establece diversas sanciones por su incumplimiento, como la retirada y revocación de las licencias de caza o la inhabilitación para la misma, así como multas que oscilan entre los 600 y los 3.000 euros para las infracciones menos graves hasta las más graves, así como el decomiso de los materiales y armas utilizados en la infracción. La Guardia Civil hace hincapié en la necesidad de disponer de la documentación en regla para el ejercicio de la caza y la obligación de llevarla durante la práctica, así como de mostrarla cuando sea requerida por los agentes competentes en materia de vigilancia cinegética, y de respetar la normativa vigente en la materia, con el fin de conservar la riqueza cinegética.
El SEPRONA llevará a cabo estas acciones de inspección en las tres islas que componen la provincia de Las Palmas durante las próximas semanas, por ejemplo, recientemente en Fuerteventura en coordinación con los agentes de Medio Ambiente del Cabildo, se llevó a cabo un operativo conjunto para la prevención del furtivismo que finalizó con la tramitación de 25 infracciones a las Leyes de Caza; de Protección Animal y de Suelo.

La pesca de bajura en canarias – parte 2

Algunos habrán oído hablar del plan a medias de los años 70 en el que un empresario introdujo el muflón (oveja salvaje) en Tenerife como “caza mayor” para ser cazada por deporte. Nunca llegó a cuajar y los muflones desaparecieron en valles remotos y barrancos profundos donde prosperaron.
Ahora, irónicamente, se cazan. Pero por las autoridades y no por visitantes sedientos de sangre. Los muflones se consideran una amenaza para la flora autóctona y, por ello, se realizan sacrificios un par de veces al año que implican el cierre de algunos senderos del Parque Nacional del Teide.
Se trata de una escena de caza muy local, con ejércitos de hombres con chaquetas camufladas que salen a los montes y bosques a primera hora de la mañana durante los días de caza. Sus presas son principalmente conejos, pero la perdiz, la codorniz, la paloma silvestre y la tórtola también están en el menú de caza. Escopetas, hurones y perros son los medios permitidos para cazar las aves y los animales. En bastantes lugares de Tenerife verá carteles en español que identifican un área como zona de caza designada o un lugar donde se entrenan perros de caza.

Cazando a hitler: nazis en españa (s1, e4) | historia

Octubre – 27 de diciembre de 2011 – Barcelona – Los agentes de la Fundación DAR Altarriba de Rescate Animal y Rurales se llevan más de 30 perros de caza en Montcada i Reixac. El propietario (FLP, vive en Barcelona) utilizaba los perros para cazar jabalíes. Esta tortuosa existencia era el hogar de los perros durante largos periodos entre las cacerías. Se encontraron más de 50 cadáveres de perros en diversos estados de descomposición. La inspección preliminar indica que los animales llevaban muertos entre varios meses y unos pocos días. Este “almacenamiento” de perros de caza es habitual en España.
A diferencia de los galgos, existen dos tipos de pelaje: liso y áspero. El pelaje áspero puede proporcionar una protección adicional contra las lesiones de la piel mientras corren en el campo. Vienen en una variedad de colores y patrones de pelaje. Los principales colores son el barcino o atigrado, el negro, el barquillo, el tostado, la canela, el amarillo, el rojo, el blanco, el berrendo o el pío. España ha sufrido acontecimientos catastróficos durante el último siglo, como la Guerra Civil y la dictadura fascista de Francisco Franco, que duró 40 años, lo que permitió que esta raza se mantuviera relativamente desconocida tanto dentro como fuera de su país de origen, al menos hasta que la democracia propició una mayor igualdad y desarrollo social y cultural.

Підводне полювання на острові тенеріфе / pesca submarina en

La dirección del parque nacional trabaja para compatibilizar la conservación de la valiosa naturaleza del parque con la necesaria actividad económica de las localidades de su entorno y con las demandas de uso público de residentes y visitantes. Se autorizan las siguientes actividades, por considerarlas compatibles con las necesidades de conservación del parque, aunque algunos de estos usos tienen ciertas limitaciones.
El uso que tradicionalmente se hacía de algunos manantiales se sigue realizando, siempre de forma sostenible, de manera que se mantenga un caudal óptimo para la flora y la fauna de los humedales.
En general, la caza no está permitida en los parques nacionales, salvo que se pueda justificar su uso como medida de gestión. Este es precisamente el caso que ocurre en el Parque Nacional del Teide, donde el conejo es una especie introducida que perjudica a una flora única que, en algunos casos, está amenazada. Por ello, en este caso se permite el uso de la caza del conejo como medio de control de su población. También está autorizada su caza con hurones y perros, ya que se considera una forma tradicional. Cada año, el Gobierno autonómico dicta la Orden estableciendo la temporada de caza, así como las condiciones y limitaciones para su ejercicio.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos