Ultima plaga de langosta en canarias

Ultima plaga de langosta en canarias

Shesabeast theelioness

El peor brote de langostas de África en décadas está amenazando el continente con un alcance sin precedentes. Las langostas del desierto son las más destructivas de todas las especies de langostas, conocidas por su rápido crecimiento y su enorme apetito. En Kenia se registró un enjambre que contenía unos 200.000 millones de langostas, y cada insecto puede comer su propio peso en comida. Keith Cressman, oficial superior de previsión de langostas de la FAO, regresó recientemente del noreste de Somalia y dijo a Business Insider que las langostas son como “una alfombra móvil de objetos amarillos y negros”, cada uno de los cuales se comporta de la misma manera, y se amontonan tan densamente que ni siquiera se puede ver el suelo debajo de ellos.Los insectos ya han destruido cientos y miles de acres de cultivos en África oriental, y la ONU está pidiendo ayuda internacional para sofocar la crisis. Se teme que el número se multiplique por 500 en junio y llegue a 30 países.

Cómo la reciente invasión de langostas está relacionada con el norte de áfrica y

La invasión de langostas que arrasó las granjas de las zonas rurales de Kenia a partir de diciembre de 2019 ha dejado a los agricultores como Ndavu no sólo contando las pérdidas de las cosechas, sino luchando contra los nuevos problemas medioambientales y sanitarios. Las nubes de langostas han sido las peores que se han visto en Kenia desde hace 70 años, y los expertos temen que las nubes más adelante en el año sean aún mayores.
La langosta del desierto, o Schistocerca gregaria, ha sido calificada a menudo como la plaga más devastadora del mundo, y con razón. Los enjambres se forman cuando el número de langostas aumenta y se aglomeran. Esto hace que pasen de una fase solitaria relativamente inofensiva a una fase gregaria y sociable. En esta fase, los insectos son capaces de multiplicarse por 20 en tres meses y alcanzar densidades de 80 millones por kilómetro cuadrado. Cada uno de ellos puede consumir 2g de vegetación cada día – combinados, un enjambre de 80 millones puede consumir el alimento equivalente al que comen 35.000 personas al día.
La vegetación que crece en los bordes de su granja, donde solía recoger forraje para su ganado, también fue agotada por las langostas.  Sin nada para alimentar a su ganado, lo ha trasladado a un pueblo vecino que se salvó de la invasión. Allí, paga cada día unos 100 chelines kenianos (93 céntimos/70 peniques) a sus anfitriones para que alimenten a su ganado. El estiércol producido por sus seis vacas se queda con los anfitriones como pago adicional.Esta invasión de langostas es más que un desafío. Es una cuestión de vida o muerte – Esther Ndavu “He pasado por muchos desafíos al crecer como huérfana”, dice Ndavu. “Pero esta invasión de langostas es más que un reto. Es una cuestión de vida o muerte porque nos ha dejado hambrientos y confundidos”.

Catástrofes terrestres e historias medioambientales 2018+

La plaga de langostas 2019-2021 es un brote de plagas de langostas del desierto que amenaza el suministro de alimentos en todas las regiones de África oriental, la península arábiga y el subcontinente indio. El brote es el peor de los últimos 70 años en Kenia y el peor de los últimos 25 años en Etiopía, Somalia y la India[2]. La plaga comenzó en junio de 2019 y continuó en 2020, aunque las nubes de langostas han experimentado una disminución constante de la población y el alcance geográfico de mayo a octubre, y a partir de noviembre de 2020, se encuentran principalmente en el Cuerno de África y Yemen[3].
Las nubes de langostas en todo el mundo han experimentado una disminución constante de su tamaño de mayo a octubre, ya que los países y las organizaciones intergubernamentales han instituido amplios esfuerzos de control de la plaga, tanto aéreos como terrestres, con la ayuda de las bajas cantidades de lluvia en varias regiones afectadas y la ausencia de actividad de las tormentas en el Océano Índico. En octubre de 2020, sólo Etiopía, Eritrea, Somalia y Yemen albergaban nubes significativas de langostas gregarias, y el resto de la población se encontraba en focos aislados en Kenia, Sudán y Arabia Saudí. Aunque las nubes de langostas siguen amenazando a los países del sur del Mar Rojo y del Golfo de Adén, así como a sus vecinos inmediatos, no se espera que vuelvan a los países del este de la Península Arábiga, ni a los del oeste de Sudán[3].

El tiempo en fuerteventura – calima y lluvia sucia

Las Islas Canarias han pasado la Navidad con una calima que se cierne sobre ellas, un polvo en suspensión que, al igual que en ocasiones anteriores, ha traído a las Islas las desagradables langostas africanas, aunque en esta ocasión sólo algunos ejemplares que no son perjudiciales para el ser humano.
Aunque ocurrió hace 60 años, la Isla no olvida uno de los episodios más desastrosos que sufrió el campo canario en el siglo XX, la última gran plaga de langostas que arrasó los cultivos y causó pérdidas millonarias, dejando a muchos agricultores en la ruina.
Las plantaciones de tomates, papas y en menor medida de plátanos (por las condiciones de la hoja del árbol y su fruto) fueron devastadas por densas y compactas “nubes rojas” de insectos que se desplazaban sobre el mar y al llegar a tierra emprendían el vuelo en todas direcciones. Era tal la masa de langostas que el sol quedaba oculto por las sucesivas oleadas de ellas en “nubes” de millones.
En la franja costera entre Candelaria y Granadilla de Abona, flotillas de barcos pesqueros equipados con redes atacaron las bolas depredadoras con gasolina y fuego. En El Médano, hasta 30 embarcaciones se llenaron de millones de langostas muertas que acabarían enterradas cerca de la playa. La imagen de los insectos, de entre 5 y 7 centímetros de longitud y de color gris amarillento y rojizo, apilados en la arena pervive en la memoria de los ancianos que contemplaban la insólita escena.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos